Iron Maiden: Fear of the Dark cumple 30 años

Iron Maiden – Fear of the Dark
Fecha de lanzamiento: 11 de mayo, 1992
Sello: EMI
País: Inglaterra
Género: Heavy Metal

Iron Maiden tiene una cualidad particular en cuanto a su discografía. Revisitar viejos álbumes trae recuerdos y muchas veces podemos reencontrarnos con joyitas escondidas a las que no les dimos mucha prioridad en su momento.

“Fear of the Dark” acaba de cumplir treinta años y tiene la particularidad de ser el último disco que Bruce Dickinson grabara antes de salir de la banda y ser reemplazado por Blaze Bayley.

La historia hasta ese momento es conocida y resumible. Tras una seguidilla de discos de gran porte, la banda británica comenzó a mostrar el cansancio propio del endiablado ritmo de las giras y grabaciones continuas.

Tras “Seventh Son of a Seventh Son”, el guitarrista Adrian Smith se alejó de la banda y su lugar fue ocupado por Janick Gers, quien ya había colaborado con Dickinson en su proyecto solista.

En 1990 la banda lanzó “No Prayer for the Dying” sin pena ni gloria y con signos evidentes de agotamiento. Para cuando llegó el momento de grabar un nuevo disco, el efecto del grunge en la música ya se estaba haciendo sentir mientras el heavy metal entraba en recesión.

La recepción del álbum fue mixta, pero se colocó de buena manera en rankings de varios países, llegando al número 1 del chart en Reino Unido. Sin embargo, a la fecha, tan solo la canción que da nombre al disco suele aparecer en el setlist de las giras.

“Fear of the Dark” supone como disco, una muestra de la capacidad de Iron Maiden para generar buen material incluso en su época de declive, aunque buena parte del tracklist pueda no generar mayores reacciones.

El comienzo con “Be Quick or Be Dead” es implacable. Riff veloz, vertiginoso y agresivo, con el agregado de un Bruce Dickinson que a pesar de estar personalmente cansado del ritmo de la doncella de hierro mantiene la energía y suena muy crudo en la mezcla.

“From Here to Eternity” es un corte más rockero, un poco más desenfadado, pero que no pierde intensidad. Tiene sentido que en su momento lo elegieran como uno de los singles para adelantar el disco. Estribillo simple y pegadizo. Rinde.

Otra de las joyitas del disco es “Afraid to Shoot Strangers”. Melancólico, lento y pensativo, con temática enfocada en la guerra del golfo, es una canción que viene a la mente gracias a la melodía de su estribillo, 100% coreable. Buena pisada de acelerador en el último tercio de la canción.

“Fear is the Key” siempre se sintió más como un tema que pertenece a un disco solista de Dickinson que a un disco de Iron Maiden, por las diferencias marcadas entre el principio y el final de la canción. Igualmente nunca terminó de cuadrar mucho en el tracklist.

Escondido hacia la mitad del álbum, “Childhood’s End” hace uso extensivo del recurso de la armonía de factura Maideniana. Los elementos correctos están todos a mano, pero si bien funciona, nunca llegó a despegar del todo, sobretodo si lo comparamos con “Afraid to Shoot Strangers”.

Podría decirse que Iron Maiden no tiene baladas en su discografía, si temas lentos, pero poco más. “Wasting Love” es posiblemente la canción que más chapa de balada tenga en toda la historia de la banda. Versos de guitarra limpia y distorsión reservada para el estribillo y un solo acorde para otra de las rarezas que han sobrevivido en el imaginario del fan, más no en el en vivo.

Con “The Fugitive” nos adentramos en el lado menos reconocido del disco. Y es que a esta altura más allá de que los ingredientes de receta Maideniana están a mano, no terminan de tener la chispa ganadora. “Chains of Misery” tiene la marca del Dickinson solista, separado de Maiden pero en un disco de Maiden, generando algo de interés.

Sin pena ni gloria pasa “The Apparition”, de riff pesado, simple y acotado, con el sello compositivo de Harris a nivel instrumental, mientras que “Judas Be My Guide” es otra colaboración interesante entre Dickinson y Murray, cargada de melodía y que en conjunto con “Chains of Misery” se colocan como lo más interesante de lo poco exitoso del disco.

“Weekend Warrior” resulta más rockero en la vena de “From Here to Eternity”, mezclando las guitarras limpias y las distorsionadas. Nuevamente se destaca la voz de Dickinson en su carácter más crudo. Una canción un poco distinta, pero que tampoco terminó de despegar mucho.

La segunda mitad del disco palidece en comparación con el último tema, “Fear of the Dark”, que a la postre resultó ser un gran hit y un imperdible en el setlist de la banda. ¿Las razones de su éxito? Atmósfera oscura y misteriosa en los versos, con buena melodía y que no tarda en subir en intensidad a un riff de guitarra coreable y un estribillo simple con gancho. Por supuesto no puede no mencionarse el quiebre a la mitad de la canción, que desemboca en los solos de guitarra y la melodía de rigor.

Más allá de su posición en los rankings, “Fear of the Dark” como disco tuvo en su momento más sombras que luces. Incluso siendo la primera mitad del disco más llevadera, ninguna de sus canciones (salvo la que da nombre al álbum) ha perdurado en el imaginario más allá de la ocasional aparición en un compilado, ni que hablar en las giras.

No obstante, presenta momentos interesantes, que vienen de la mano con ese redescubrimiento de lo que por momentos el escucha descarta y revisita casi sin quererlo varios años después, algo palpable en canciones como “Be Quick or Be Dead”, “From Here to Eternity”, “Afraid to Shoot Strangers” y “Wasting Love”, que son las más reconocibles. De las menos, “Childhood’s End”, “Chains of Misery” y “Judas Be My Guide” serían en mi opinión, las más recomendables.

Teniendo eso en cuenta, el reencuentro con el material menos vistoso de Iron Maiden sigue dejando sensaciones interesantes con el paso del tiempo.

Tracklist:
1 – Be Quick or Be Dead
2 – From Here to Eternity
3 – Afraid to Shoot Strangers
4 – Fear Is the Key
5 – Childhood’s End
6 – Wasting Love
7 – The Fugitive
8 – Chains of Misery
9 – The Apparition
10 – Judas Be My Guide
11 – Weekend Warrior
12 – Fear of the Dark

Lineup:

Bruce Dickinson (Voz)

Dave Murray (Guitarra)

Janick Gers (Guitarra)

Steve Harris (Bajo)

Nicko McBrain (Batería)

Publicar comentario

#SEGUINOS EN INSTAGRAM