25 años de las raíces sangrientas de Sepultura

Sepultura – Roots
Roadrunner Records
Fecha: 20 de febrero 1996

Tracklist:
1. Roots Bloody Roots
2. Attitude
3. Cut-Throat
4. Ratamahatta
5. Breed Apart
6. Straighthate
7. Spit
8. Lookaway
9. Dusted
10. Born Stubborn
11. Jasco
12. Itsári
13. Ambush
14. Endangered Species
15. Dictatorshit
16. Canyon Jam

El disco de Sepultura considerado uno de los discos que creó un subgénero dentro del metal cumple 25 años.

No es ninguna novedad  que esta fue la primera banda puso a Brasil y a Sudamérica en el mapa del metal extremo mundial, de hecho se transformaron en embajadores del país norteño.

Crudos y extremos así salieron a la cancha asombrando a todo el mundo, quizás sin la intención como ellos mismos lo admitieron, pero con un sello de autenticidad que los hizo un fenómeno mundial que traspasó la escena metálica.

La historia la conoce todo el mundo, los cambios de formación, el salto a un sello grande, los fans que se sumaban a nivel mundial, el death metal más puldio y definido y siempre con el ingrediente de exoticidad que cuando Max gritaba “Sepultura from Brasil” asombraba a la escena mundial.

El cambio de sonido se vislumbraba desde el  Chaos AD  de 1993, su quinto disco, en el que comenzaban a dar pasos a la experimentación con roces Hard Core y Groove. 
Pero es con Kaiowas que el vínculo de percusión tribal comienza gestarse ya en este trabajo.

I believe in our fate we don’t need to fake, Roots Bloody Roots.

El foco de este nuevo álbum es lo tribal y desde ya alejado del metal para enfocarse a toda la experimentación.
Tomemos una licuadora y coloquemos: Metal, Hard Core, Groove y como ingrediente principal el sonido tribal a cargo de la percusión con instrumentos tradicionales de tribus brasileñas y voilá, un disco que rompió los esquemas.



El toque exótico está perfectamente acoplado no hay dudas (de hecho se fueron a la selva con los Xavantes a grabar), pero ya no es el sonido extremo de antes,  como consecuencia las aguas se dividieron como era de esperarse.
Por un lado los fans de su viejo sonido le dan la espalda y por otro lado se les sumaron los fans de un género emergente llamado Nu-Metal.

Según palabras de Max querían hacer más con menos, abrazar un sentimiento más punk con menos solos y más ruido.

En octubre de 1995 entraron al famoso Indigo Ranch Studio en Malibu con Ross Robinson que estaba comenzando a pulir el sonido de un nuevo género que emergía el odiado y amado Nu-Metal.
La mezcla y masterización estuvo a cargo otra vez de Andy Wallace.
Así el sonido se fue perfecccionando hasta lograr algo muy diferente a lo que hacían en el pasado
Para este disco tuvieron colaboradores como Mike Patton FNM, Dj Letha y Jonathan Davis de Korn (Davis luego acusaría a Sepultura de robarle el sonido de Korn, pero eso es otra historia) además suman en “Ratamahatta”, otro tema que está compuesto junto al percusionista brasileño Carlinhos Brown.

El himno sin dudas es el tema que abre el disco “Roots Bloody Roots” el primer single que presentaron y donde todo cambiaría.
Un sonido Groove, pegadizo, con riffs concisos sobre la base de una percusión que envolverá todo el album.
Estética, riffs, percusión y voz, todo sería diferente.
Como highlight podemos destacar “Breed apart”, “Attitude” y “Ratamahatta” con perfume brasileño donde dejan en claro que no iban a sonar como algo standard.

“Itsári” y “Jasco” son los nexos que calman las aguas, versiones acústicas y con los indios amazónicos a modo de cantos tribales, tal cual lo proponen en la portada del disco.
Y cierran el trabajo con un viaje espiritual de percusiones con “Canyon Jam”


El nuevo sonido ya había nacido. Se catapultan a un gran éxito, con muchas presiones y se divide la cancha.
Se presentan dos cuadros, por un lado Max y su esposa la manager de la banda Gloria  y en el otro bando Igor, Andreas y Paulo.

El final se asoma ya en 1996 en Inglaterra en el  Monsters Of Rock Festival en Castle Donington.
Porque apenas arriban al mega evento,  les anuncian la muerte del hijo de Gloria Dana Wells en un accidente de auto.
Iba a ser uno de los shows más grandes en su carrera y con una mezcla de sentimientos encontrados decidieron tocar como trío ya que obviamente Max había partido con Gloria.




El punto de quiebre de la banda se da en Buenos Aires en noviembre de 1996.
Pero dejemos que ellos lo cuenten en este informe de cuando MTV era un canal de música y nos regalaba Headbangers LATAM:



El resto de la historia todos la conocemos, Sepultura sigue, nace Soulfy, luego Cavalera Conspiracy y todos (principalmente Max) se alistarán a un sinfín de proyectos.
¿Marcaron la historia?
¿Fueron los creadores de un nuevo género?
¿Pusieron la mirada del mundo a un nuevo sonido, la enfocaron en otras culturas saliéndose de la norma?
Todas las respuestas son afirmativas nos guste o no.
That is all we want to be,
watch us freak…

Line up:
Max Cavalera – voz guitarras
Igor Cavalera – batería
Paulo jr. – bajo
Andreas Kisser – guitarras

1 Comentario

  • Lucas
    4 de mayo de 2021

    Me voló la cabeza

Publicar comentario

#SEGUINOS EN INSTAGRAM